¿Conoces cuantos tipos de mantenimiento hay?

Según la RAE, podemos definir mantenimiento como el “conjunto de operaciones y cuidados necesarios para que instalaciones, edificios, industrias, etc., puedan seguir funcionando adecuadamente. “

Dejando a un lado formalismos, podemos estar de acuerdo en que el mantenimiento de cualquier producto es vital para que nuestro negocio siga adelante. A quien no le ha pasado llegar a la fábrica el lunes a primera hora y que tal o cual máquina no arranque. Las averías siempre han existido y por desgracia, seguirán existiendo, pero la probabilidad de sufrirlas siempre será menor con un buen mantenimiento. Mantener en buen estado la red de aire es una tarea sencilla pero que requiere de una dedicación especial. Con el paso del tiempo, las redes de aire sufren desgaste, y en función del tipo de tubería, podemos encontrarnos con oxido, roturas por desgaste o pequeñas fugas.

En lo que a mantenimiento de instalaciones de aire comprimido se refiere, podemos diferenciar en primer lugar entre el mantenimiento de la instalación en sí misma, y el mantenimiento de los equipos de aire comprimido.

En el caso de las instalaciones de aire que realizamos en el servicio técnico de UTIL-AIR SUR, hechas siempre con tubería de aluminio y racores de conexión rápida, la avería más habitual suele ser la aparición de fugas debido a que aire comprimido que circula por el interior está contaminado, o a que la instalación ha sido modificada o incluso golpeada. Detectar estas fugas y repararlas requiere de tiempo y paciencia, o de un buen detector de fugas, ya sea termino o por ultrasonidos. Se recomienda realizar esta operación al menos 2 veces al año, ya que el coste de las fugas de aire comprimido puede llegar a ser de hasta el 40% del consumo eléctrico.

El mantenimiento de los equipos de aire comprimido es una tarea más constante (hablaremos de ello en otro post), que requiere de la intervención de personal cualificado, para minimizar paradas y averías. dentro de la instalación típica de aire comprimido podemos encontrar 4 equipos distintos: compresor, secador de aire, filtros de línea, y depósito de aire comprimido. Llevar a cabo las tareas adecuadas en cada uno de estos equipos garantiza la fiabilidad del sistema y minimiza la posibilidad de sufrir incidentes.

Respecto a los tipos de mantenimiento, aunque podremos encontrar tantos tipos de este como industrias, vamos a tratar los más importantes: correctivo, preventivo, predictivo, y de uso.

  1. Empezamos por el final. El mantenimiento de uso. Es el más habitual de todos, y a la vez el que más se echa en falta en muchas industrias. Consiste en llevar a cabo las tareas más básicas de mantenimiento en los equipos: limpieza, control de horas, rellenado de lubricantes, lectura de parámetros, etc. Suelen llevarlo a cabo el propio personal de la empresa propietaria, y, además, sirve para detectar rápido una avería. Por el contra, no suele detectar que una maquina está a punto de averiarse y puede que el personal no lo realice regularmente.
  2. El mantenimiento correctivo es también muy habitual en muchas empresas. Se produce cuando se observan defectos en la máquina, o cuando sabemos que van a pasar. Por ejemplo, cuando observamos que el rendimiento del equipo ha bajado. Este tipo de intervención tiene un defecto, ya que en ocasiones se producen averías que no se pueden resolver en el instante, pudiendo causar paros inesperados en las líneas de producción.
  3. El mantenimiento preventivo y el predictivo son los tipos que mejor aseguran un correcto funcionamiento de los equipos. En el primero de ellos, nos adelantamos a posibles fallos y desgastes anticipando las intervenciones antes de que estas pudiesen ocurrir. Requiere de un buen plan de mantenimiento industrial y se un seguimiento constante de los equipos.
  4. Por último, el mantenimiento predictivo da un paso más, y con la ayuda de las nuevas tecnologías, detecta las alteraciones en el funcionamiento de la máquina, mediante la medición de parámetros que indican cuando la maquina empieza a no trabajar como siempre. Requiere mucha planificación e inversión en mediciones.
  5. Existen otros tipos de mantenimiento, como el cero horas, que consiste en cambiar todos elementos críticos de la máquina para que siempre este como nueva, el de oportunidad, aprovechando paros en la planta, o el de actualización, realizando cambios en los equipos que mejoren las prestaciones originales de estos.

Lo importante siempre es contar con un experto en aire comprimido que te ayude a tener tu instalación en las mejores condiciones y a elegir cual es el plan de mantenimiento que mejor se adapta a tus necesidades. En UTIL-AIR SUR contamos con un equipo dedicado exclusivamente a este objetivo, por lo que tendrás la garantía de tener toda la información que te ayuden a elegir. ¡Con nuestros contratos de mantenimiento, podrás olvidarte del aire comprimido y centrarte en lo verdaderamente importante, producir!

¿Necesitas ayuda? ¡Contáctanos!