¿Alguna vez has oído hablar de esto?

El corazón de los compresores de tornillo es un elemento llamado air-end o tornillo. Este elemento está constituido por dos tornillos sinfín ajustado para que al ir girando vayan comprimiendo el  aire que pasa por el hasta la presión demandada.

El air-end, para comprimir el aire, se apoya en un motor eléctrico que transmite la potencia. Esta transmisión se puede hacer de dos maneras, o bien mediante el uso de correas, lo que se conoce como transmisión por correas o belt drive, o bien mediante el uso de engranajes, lo que se conoce como transmisión directa o Direct driven. Sea cual sea el método de transmisión, todos los air-end tienen un mantenimiento especifico del cual dependerá la vida de este, y, por ende, la del compresor, ya que este elemento es en muchas ocasiones el más costoso de todo el compresor.

El intervalo de mantenimiento del air-end varía entre diferentes fabricantes. El rango estándar oscila entre 20.000 y 40.000 horas. En el caso de los air-end INGERSOLL-RAND, estos ofrecen un intervalo de mantenimiento de 40.000 horas de trabajo, lo que sería unos 5 años trabajando 24h/365.

Dicho esto, ¿Qué mantenimiento tiene un air-end?

En condiciones normales, el mantenimiento consiste en la apertura del elemento, limpieza de los componentes, cambio de los rodamientos que sujetas los tornillos, y reajuste de estos para volver a calibrarlos y que ofrezcan un rendimiento lo más parecido a su estado original, si bien, en función del estado en que se encuentren, podríamos tener que realizar otras operaciones.

Por supuesto, este mantenimiento no puede llevarse a cabo por cualquier empresa. Incluso la mayoría de los servicios técnicos y compresoristas no tienen capacidad para realizar esta intervención, por lo que muchos air-end, principalmente a partir de 75kw, suelen enviarse directamente al fabricante para que este realice la reparación.

¿Hay que hacer algo más?

Se recomienda que una vez que se realiza el reacondicionamiento del air-end, se cambien los rodamientos del motor eléctrico, que es una operación mucho más sencilla y económica y permite que tanto el tornillo como el motor queden en perfecto estado de funcionamiento.

El air-end es el corazón del compresor. por tanto, utiliza siempre lubricantes sintéticos de la mejor calidad. Esto alargara la vida útil de este elemento y evitara futuros problemas.

¿Tienes compresores de tornillo y no sabes el estado del air-end? ¡Contacta con nuestro servicio tecnico y te ayudaremos a descubrirlo!